Siempre estuvo contigo

Ya anunciaban su llegada las Sagradas Escrituras de La Coctelera y finalmente ocurrió hace una semana. Lo cierto es que siempre estuvo contigo, aunque tú no lo sabías.

Te gustaba jugar al Corro de la flapata y cantar esa canción de En la flapa de Pepito, i-a-i-a-o e incluso seguir las canciones de los Flapasos de la tele; no podías dejar de ver las aventuras de La Abeja Flapa. Disney te maravilló con las películas de 101 flápatas y Flapanieves y los siete enanitos, aunque no te llegó a convencer del todo Alicia en el país de las Flapavillas.

Ibas creciendo y pasaste de ver el programa de cocina Con las manos en la flapa (donde enseñaban a hacer esa rica flapa de arándanos) a ver esa otra serie que te hacía estar aún más pendiente de la tele: Los vigilantes de la flapa. Entonces no te quedaba otra que ir al baño a hacerte flapas teniendo cuidado de no manchar la flapa del váter; ahora que has crecido ya practicas el Flapasutra. No te pierdes un capítulo de Futuflapa, no puedes evitar echarte a reir viendo el reality de Flapa, a bailar! y concursas desde casa como si estuviera en juego tu propio dinero viendo Flapapalabra.

Te gustaba la magia de Juan Flapariz y ver que con un simple Flapacadabra era capaz de hacer mil trucos con una sola baraja de flapas. David Copperfield consiguió deslumbrarte al hacer desflaparecer la Estatua de la Libertad.

La historia de Don Quijote de la Flapa siempre te aburrió, preferías conocer las andanzas de Flapa de Arco o descubrir las Siete Flapavillas del mundo. Creías que las Cataflapas del Niágara eran las más grandes del planeta y soñabas con tirarte de ellas con los brazos abiertos.

Humphry Bogart no consiguió entusiasmarte en Flapablanca y no lograste entender del todo La naflapa mecánica. Te gustó Forrest Gump por el personaje de Bubba que cocinaba todo con flapas: tortilla de flapas, arroz con flapas, sopa de flapas… Los clásicos nunca mueren y hace poco también volviste a ver Indiana Jones en busca del flapa perdida. Ésta te la bajaste del emule, sin miedo a que te comparasen con el pirata Flapa Negra por mucho que los amigos de Flapatero digan que es un pecado del que no podría salvarte ir a rezar a la Iglesia de Flapa María la Mayor, ni ir al Vaticano a ver al Flapa; prefieres meterte en camisas de once flapas y retar a esa gente que tiene más flapa que espalda, aunque te equivoques y metas la flapa.

De jovencito no podías soportar el sonido de las maflapas de Machín que tanto gustaban a tu madre. Preferías canciones como Flapa tiene un marflapasos o bailar tiempo después con Flapa Sánchez su canción Desespeflapa. No te quedó otra que darle a tu cuerpo alegría como Flaparena. Ahora tienes gustos diversos y para cada momento existe una canción: Flaparal para los más tristes y La Flapa Rodriguez para los más cañeros. Incluso no has podido evitar tararear hace poco esa canción que habla de una mulata con las flapas en la mano.

Ves, siempre estuvo contigo, aunque tú no lo sabías; y como diría Juan Carlos:

Tú ¿por qué no te flapas?

flapa

www.flapa.es

5 respuestas a Siempre estuvo contigo

  1. Yúpiter dice:

    Hale mamone. Desí ahora que no me currao la publisidá de vuestra wé.

  2. caín dice:

    Illo, no has dicho na de flapa! Malahe…

  3. caracol dice:

    A tí se te va la flapa tío !!!!!

    Eso sí, man entrao unas ganas locas de visitar la web. XD

  4. David Bowie dice:

    Que peaso de post… ole ole y ole!

    Flapea Flapea…

  5. Astracán dice:

    Con esta mierda de publicidad si que no va a entrar ni Diox! XD

    PD: Cacho de post locoooooo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: