El caso McGraham – Cap. 14/17

Después de comer un perrito caliente en el puesto ambulante se dirigió a la oficina para entrevistarse de nuevo con miss Collins, la secretaria. Al llegar, estaba atendiendo una llamada y tuvo que esperar. Cuando colgó, los ojos de Sandra Collins chispearon al ver que el detective llevaba consigo la agenda personal de Michael McGraham. Su viuda no estaba en la oficina.

Cardigan había estado revisando de manera somera de nuevo la agenda. Las timbas de Póker a las que el asesinado había acudido, frecuentemente se celebraban con las mismas personas. Preguntó a la secretaria por ellas. “Eran amigos personales del señor McGraham. Gente de negocios. Aquí todos sabíamos de aquellas timbas. Prácticamente todas esas personas con las que se jugaba el dinero han pasado por esta oficina. Excepto ese tal Calcedonian. Lo he oído nombrar muchas veces en boca de Michael. Una vez le pregunté quién era. Me respondió que no era nadie, la parte turbia de sus empresas. Supongo que me dijo eso para asustarme y que no preguntara más”.

Cardigan escuchó atento, tenía por fin una pista por seguir. “¿Qué tiene escrito la agenda el 18 de septiembre?”, preguntó miss Collins ansiosa. Cardigan no sabía por qué le hacía aquella pregunta. “Es el día antes de recibir las fotografías. Es un chantaje en toda regla. ¿Qué ocurrió el día anterior?”. Al detective no se le había ocurrido aquello, pero era una gran idea.

Pasó unas cuantas hojas hasta llegar al martes 18 de septiembre. Estaba en blanco. “¿Y en su agenda oficial qué pone?”, inquirió de nuevo la curiosa secretaria. Cardigan abrió su maletín y sacó de él la agenda oficial de McGraham y la abrió por el 18 de septiembre. Sandra giró la cabeza y leyó lo que ponía en esa hoja: “¡Vaya! La reunión con Méndez y Garrido”. El detective estaba ya impaciente y le preguntó quiénes eran y qué reunión fue aquella.

“Mendez y Garrido son un par de exportadores ilegales de tejidos. Intentaban que míster McGraham les comprara su empresa. Trapicheaban fuera de la legalidad porque los ingresos eran mucho mayores que haciéndolo por la vía normal. Son mejicanos y su empresa también. Picaron el interés de Michael por encontrarse en un lugar estratégico. Habían mantenido varias charlas telefónicas antes de la reunión”.

Estaban saliendo a la luz cosas muy interesantes. “McGraham investigó la empresa antes de realizar la compra. En la reunión que mantuvieron, les dijo que no compraría su empresa. Estaba ahogada en deudas por todos lados. Según me contó personalmente míster McGraham, salieron muy enfadados de allí, pero él se enorgullecía porque no se había dejado engañar”.

A Cardigan se le abrieron los ojos de par en par y le dijo a miss Collins que Lopez era un apellido hispano. No sería raro que tuviese algo que ver con todo esto. Un chantaje preparado por si la reunión acabara mal. Sandra Collins había demostrado tener madera de detective.

Ahora Cardigan tenía dos vías de investigación: Calcedonian y Mendez y Garrido. Era hora de ponerse a trabajar.

Capítulos
01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: