El caso McGraham – Cap. 12/17

El detective y la secretaria leyeron la agenda personal de míster McGraham. Estaba repleta de citas a escondidas, hoteles, timbas de póker, escapadas fuera de la ciudad… Ahora Cardigan tenía del todo claro por qué esos documentos nunca deberían haber sido vistos por lady McGraham.

El caso se volvía interesante. El ángel perfecto y trabajador, la figura impecable y respetada que representaba Michael McGraham resultaba tener más que un punto desenfadado. Nadie podía ser tan perfecto.

Aunque la mayoría de los días de la agenda estaban en blanco, sí aparecían de manera esporádica las clases de citas antes mencionadas. Georgina, Lilibeth, Marcia… y últimamente y cada vez más frecuentemente Melinda. Estaba claro, Melinda era su amante. Una amante más que interesada, si es que trabajaba en el Shan Sarah y su oficio no fuese otro que el de usar su cuerpo para seguir viviendo, tal y como apuntaban todos los indicios.

A parte de como agenda, también lo usaba como diario. Al lado de cada partida de póker reseñaba quién estaba presente y cuánto dinero había perdido o ganado. Las citas con Georgina, Lilibeth etcétera se completaban también con el lugar de encuentro e incluso la propina dejada.

“¿Tiene algo apuntado el día de su suicidio?”, preguntó miss Collins desbordada de curiosidad. Cardigan movió las hojas hasta llegar al 5 de Octubre, jueves. Efectivamente ese día tenía escrita una cita: la cita. “2:00 PM – Hotel Connery – Reunión con míster Lopez – Fotos Melinda”.

Esa pista era importante. Míster López no era ningún seudónimo para despistar, era otra persona; además tenía mucho que ver con las fotografías de Melinda. Olía claramente a chantaje: te mando unas fotografías comprometedoras y hablamos de negocios. Algo debió salir mal porque uno de ellos acabó muerto. Ahora estaba claro: Michael McGraham no se suicidó.

Lady McGraham seguía encerrada en el despacho. Cardigan cerró la agenda. Se despidió de la secretaria, que ociosa quería seguir husmeando el dietario, y salió de las oficinas. Ya en su despacho dejó el sobre y la nueva agenda y bajó a comer a Joe’s. Después se apresuró antes de que se hiciera tarde y fue a la tintorería a recoger la ropa que llevaba olvidándose desde hace varios días.

Capítulos
01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: